fbpx

5 Muñecos de Fieltro que te Robarán el Corazón

muñecos de fieltro
Indice

¿Te gustan las manualidades? ¿Eres de esas personas que conservan en su interior algo de niño? ¿Te gusta realizar pequeñas sorpresas para tus hijos con tus propias manos?

Seguro que has escuchado hablar de un material tan noble y versátil como el fieltro. Con este tipo de tela podemos recrear mundos, personajes y animales maravillosos, ya sean, producto de nuestra imaginación o inspirados en la literatura clásica infantil.

Yo lo sé por experiencia. Soy educadora infantil, y cada año, elijo un personaje para poder estimular a mis pequeños alumnos de tres años en su aprendizaje. Solían ser de tela, e incluso llegué a hacer un muñeco personalizado adaptado a lo que estábamos trabajando ese año.

También llegué a hacer uno de esos muñecos de ganchillo, los que llaman «amigurumis» que tan de moda se pusieron. Sí, sí, me lancé. ¿Se nota que me gusta todo el mundo de la costura, verdad?

Pero esta vez, decidí ofrecerles algo diferente.

Cada año, cuando ingreso en el aula, y veo sus caritas expectantes, sé que esperan mucho de mí. Han dejado los brazos seguros y cariñosos de sus padres, para encontrarse conmigo, su “seño”.

Y no puedo defraudarlos. Por eso, elijo un personaje. Un personaje con cuerpo de fieltro, pero corazón con vida propia, la vida que le otorgará cada uno de mis pequeños.

A veces, mis muñecos de fieltro son creaciones propias. Y otras, son muñecos que puedo hallar en alguna tienda especializada online.

Lo cierto es que a mis peques les encantan. Los adoptan sin vacilación desde el primer día y ellos, agradecidos, les devuelven con una generosa sonrisa, tanta atención.

¡Y muchas veces, cuando les dejo tiempo libre, optan por recrearlo en plastilina! ¿Curioso, verdad? Me gusta ver que les gusta lo que les muestro.

Pero antes de contarte cuáles son mis geniales muñecos de fieltro, repasemos un poco por qué los muñecos hechos con este material son muy buenos para fomentar la imaginación de los niños.

muñeco de fieltro

Por qué los muñecos de fieltro son tan estimulantes para los pequeños

Las muñecas han sido siempre un elemento fijo en los juegos de los niños de todas las épocas y latitudes.

Jugar con muñecas es básico para desarrollar el juego dramático. El desarrollo de la imaginación por parte de los niños, comienza entre los 12 y los 18 meses de edad, y durante ese tiempo, los niños comienzan a usar objetos como símbolos e imitan comportamientos

El verdadero juego con muñecas comienza alrededor de los 2 años. Los niños pequeños comienzan a hablar con las muñecas, alimentarlas y meterlas en la cama. Más tarde, los niños asumen roles por sí mismos, comenzando con los más familiares, mamá y papá.

A medida que el juego de roles se vuelve más cómodo, los niños aprenden a jugar más de un papel a la vez. 

A los 4 años, los niños juegan cooperativamente con sus compañeros. Usan muñecas para representar roles familiares y escolares. También representan roles que han observado, ya sean reales o de fantasía, como médico y bombero.

En el jardín de infantes y en la escuela primaria, los niños juegan con todo tipo de muñecas y participan en juegos de fantasía elaborados.

Al asumir roles e interactuar con otros niños, practican el lenguaje y las habilidades sociales, como compartir, cooperar, ayudar y resolver problemas. Aprenden los diferentes roles que desempeñan las personas y comienzan a ver su propio lugar en el mundo.

El juego con muñecos de fieltro, les permite a los niños trabajar con emociones fuertes. Ya verás cómo más adelante, te cuento mi experiencia con mis títeres de fieltro de monstruos de colores.

Los muñecos de fieltro no se rompen, son accesibles y de muy bajo mantenimiento, ya que una visita de vez en cuando a la lavadora, los deja en perfectas condiciones.

Además, gracias al fieltro, un material tan noble, pueden tomar muchísimas formas. Formas de animales conocidos y reales hasta la forma de personajes imaginarios.

Se estrujan, se doblan, se sienten suaves al tacto e incluso, se le pueden adicionar algunas partes para crear verdaderos muñecos de filtro en 3D.

Por eso, es que elijo para mis peques estos seres tan especiales de fieltro, porque ellos los adoptan como propios, y a partir de eso, la imaginación vuela, creando mundos asombrosos. 

Así que esta es mi pequeña colección de mis cinco muñecos de fieltro, que han pasado el filtro de la aceptación del público más exigente: los niños.

muñeco de fieltro

Cinco muñecos de fieltro

Monstruos de colores

Cuando creé mis monstruos de colores, me inspiré en los personajes de la película de Pixar, Monsters Inc.

Porque mis monstruos en realidad no asustan, lo que quieren es conectar a los peques con sus emociones más comunes, mediante los colores.

Así el monstruo amarillo es la alegría; el celeste, la tristeza; el rojo, la rabia; el negro, el miedo; el verde, la calma, y el rosa, el más aclamado por las niñas, el amor.

Pensé hacerlos con goma eva, al estilo fofuchas, pero pensé en el fieltro y me acabó convenciendo imaginarme su acabado.

Los he confeccionado en forma de títere, que tanto yo como los peques, podemos manipular con las manos, ya sea cuando estamos contando un cuento o cuando se trata de realizar alguna representación.

A ellos les encanta cuando les entrego uno de los títeres de fieltro y tienen que representar la emoción que les ha tocado. ¿Alguna vez has visto la expresión de un peque de tres años cuando quiere representar un enojo?

¿Quieres que te cuente un secreto? Siempre está disponible en un rincón del salón, la sillita del alma, donde el monstruo de color verde, aguarda a quien deba tomarse cinco minutos para tranquilizarse y seguir disfrutando de los juegos junto con sus compañeros.

Los animales de fieltro de Happy Koala nos invaden

Mientras escribo este post, me acordé de aquel año en que tenía que desarrollar algunas actividades con el tema de los animales.

La verdad me encontraba muy atareada planificando el nuevo año escolar, por lo que no tenía tiempos para sentarme a preparar moldes, recortarlos, trasladarlos al fieltro y después cocerlos.

Por eso, encontré en Internet unas simpáticas cabezas de animales de fieltro, de la empresa Happy Koala.

Los compré a través de Amazon y pos supuesto la entrega fue casi inmediata y perfecta.

Son unas cabezas de animal realizadas en fieltro, que tienen un enganche en la parte posterior que sirven para colocarlas en la pared.

Son ocho cabezas de animales: jirafa, cocodrilo, tiburón, rana, elefante, cebra, oveja, rana y reno.

No puedes imaginar cómo se divertían los niños cuando llegaba la hora de los cuentos, y nos tocaba sentarnos cerca de la cabeza del protagonista para escuchar su historia.

Muchas de las mamás, me preguntaron dónde podían comprarlas porque las querían incorporar a la habitación de sus hijos como elemento decorativo.

Animales de granja hechos en fieltro

Y seguimos con el mundo animal. ¿Quieres que te cuente una cosa? Estoy sorprendida de cómo los pequeños, aún de tres años, están preocupados por la grave situación ambiental del planeta.

Claro. Ellos no son conscientes de la ignorancia del presidente Trump cuando insiste en negar el cambio climático. Tampoco entienden de la capa de ozono y de las consecuencias de los cambios climáticos en los ecosistemas únicos del planeta, como el Amazonas o la Corriente del Niño.

Pero entienden que los adultos masacran animales injustamente, entienden que ejemplares como los elefantes o los tigres nunca deberían estar en cautiverio.

Ups, me apasioné y me fui de tema. Un año que teníamos que trabajar con el tema de animales de la granja.

Sabía que podía trabajar con láminas, e incluso con animales de plástico. Pero el plástico es lo último que quiero utilizar en mis clases, justamente por un principio ambientalista.

Así que encontré, estos bellos animales de granja, buey, caballo, conejo, oveja burro, pato, cisne, cerdo, cabra y gallina. Toda una granja para poder trabajar el tema con los niños.

Cada vez que nos acercábamos a nuestra granja imaginaria, donde nos esperaban nuestros animales, los pequeños, se disfrazaban de granjeros y se repartían las actividades, por turnos.

Era apasionante ver como esos pequeños animalitos confeccionados en fieltro podían despertar su entusiasmo y su creatividad.  

muñeco de fieltro

Un dulce gatito de fieltro

Como maestra de educación infantil, nunca me doy por vencida. Pero hay algunos años escolares, donde los niños pueden ser un poco más revoltosos.

Hace tres años, me tocó un curso así. Me costaba bastante que se concentraran en una tarea, se dispersaban mucho y me sentí bastante frustrada conmigo misma, por decirlo de alguna manera.

¿Qué podía utilizar para poder estimular a los peques y hacer que las clases fueran más fructíferas para todos? Mirando imágenes en San Google, apareció ella. Una gatita confeccionada en fieltro que me enamoró a primera vista.

Si esa muñeca lograba eso en mí, que ya estaba a unos cuantos peldaños de la niñez, seguro que lograría lo mismo en mis niños.

Así que hice clic, y la imagen me llevó a una página de Amazon.

Claro que esa pequeña gatita tenía que ser confeccionada por mis manos.

¿Lograría que me quedara tan bonita como la imagen que había visto?

Como no suelo tirarme para atrás cuando tomo una determinación, hice la compra.

Mi paquete llegó a los pocos días. Y en él descubrí todos los materiales que necesitaba para hacer mi pequeña y amorosa gatita: fieltro, las agujas, los ojos, el relleno, el hilo para colgar, aunque yo no lo usaría y hasta un manual de instrucciones.

Con mucha paciencia y maña, logré darle vida a mi gatita de fieltro. Y a la mañana siguiente, cuando entré en el salón, les anuncié a mis peques que a partir de ese momento, tendríamos una visita en el salón todos los días.

Y que cada día, esa visita se iría con uno de ellos a su casa, porque quería conocerlos más.

Pero solo había una condición: debían participar con alegría en la clase.

No puedes imaginar el cambio. Todos prestaban atención en las actividades, disminuyeron las peleas cuando salíamos al patio y cada uno de ellos hizo propia esa fantástica gatita de fieltro.

Hasta aquí los muñecos de fieltro que lograron conquistar el corazón de mis peques en el cole.

Pero, ¿has podido rehusarte alguna vez a unos ojos suplicantes y una sonrisa tierna y simpática de cinco años?

Si lo has podido hacer, pasa ya mismo la fórmula. Si tampoco has podido rehusarte, ¡bienvenida al club!

Mi sobrina Sara es un terremoto de vida, alegría y energía. Sube, baja, salta, juega, piensa, todo al mismo tiempo y casi sin respirar.

Vino a visitarme justo el día que yo estaba terminando mi gatita de fieltro, ¿y qué ocurrió entonces?

Ella también quería su muñeca de fieltro, pero no una cualquiera. Ella quería un muñeco de fieltro del Principito. Si, el bello personaje de Antoine de Saint-Exupéry.

¿Qué dices? ¿Habré logrado cumplir el sueño de mi sobrina.

Muñeco de fieltro de “El principito”

Menos mal que mi sobrina piensa que “lo esencial es invisible a los ojos”, como dice el eterno príncipe de la historia.

Porque a decir la verdad, no fue de lo mejor de mis creaciones. Sin embargo, para ella, fue como si el mismo personaje del cuento se colara por su ventana y la llevara tomada de la mano a recorrer el asteroide B 612, su pequeño, pero querido planeta.

Y ella lo adoptó. Y lo tiene siempre en su habitación, en un lugar especial, tan especial como mi sobrina.

Ahora ya sabes, por qué los muñecos de fieltro son una fuente inagotable de estímulo para los pequeños. Y también pueden ser utilizados como objetos de decoración en las habitaciones infantiles.

Y también pueden encarnar los sueños de nuestros pequeños locos bajitos, esos que se incorporan con los ojos abiertos de par en par…”.

¿Qué personaje incluirías en tu colección de muñecos de fieltro?

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
error: Content is protected !!

¿No tienes cuenta? !regístrate¡

Crea tu cuenta y coleccióna rasgos y accesorios exclusivos para crear tus muñecos personalizados.

Inicia sesión con tu cuenta

Accede a tu colección de prendas