Guía para Crear Muñecos de Plastilina Divertidos en Cinco Minutos

muñecos de plastilina
Indice

¿Quieres saber cómo crear muñecos de plastilina en forma rápida y divertida?

Entonces, indudablemente, sabes que la plastilina es un elemento lúdico que tiene infinitas ventajas para el desarrollo emocional de los más pequeños.

A lo largo de mis años de experiencia como maestra de pequeños en la educación infantil, me he llevado varias sorpresas, y algunas bastante sorprendentes.

Como el caso de una mamá de mis alumnos, que un día pidió una reunión conmigo porque estaba preocupada de que su hija de tres años jugara con plastilina en el colegio.

La madre argumentaba que tenía miedo que la plastilina fuera un elemento tóxico para su pequeña, ya sea porque se la llevara a la boca, o porque se la metiera en sus oídos.

Con mucha calma y paciencia, después de todo me encontraba frente a una mamá primeriza, inexperimentada y sin los conocimientos que me daba mi profesión, le expliqué varias cuestiones.

Las actividades con plastilina son supervisadas atentamente por las maestras, y se trabajan en conjunto, por lo que los niños están bajo la mirada atenta de sus maestras en todo momento.

Además, uno no les deja a los niños la plastilina para que hagan lo que quieran.

Generalmente son actividades complementarias de otras, como por ejemplo, leer un libro y más tarde, recrear con plastilina alguno de los personajes.

Aunque al principio, la madre se mostró un poco reticente a entender mis razones, finalmente cuando le mostré el trabajo que estábamos desarrollando en clase con su hija y sus compañeros, se tranquilizó, y hasta me pidió una receta para elaborar plastilina en casa.

No te preocupes, más adelante te la contaré. Pero además también te contaré algunos beneficios para el desarrollo de los niños que juegan con plastilina y cómo crear muñecos en plastilina.

Por qué los niños deberían jugar más con muñecos de plastilina

Jugar con muñecos de plastilina no solamente entretiene a los más pequeños, además tiene algunos beneficios sobre las que muchas veces ni siquiera nos detenemos a pensar.

La plastilina desarrolla las habilidades motoras finas

Las propiedades maleables de la plastilina hacen que los pequeños desarrollen la fuerza en todos los pequeños músculos y tendones de las manos, lo que los prepara para el control del lápiz y la tijera más adelante.

Como parte de un juego táctil simple, la plastilina puede ser aplastada, apretada, enrollada, aplanada, picada, cortada, marcada, rastrillada y perforada.

Cada una de estas acciones ayuda al desarrollo motor fino de una manera diferente, sin mencionar la coordinación mano-ojo y la concentración general.

Permite desarrollar la imaginación y la creatividad

En mi clase, dispongo de varios frascos, cuyos interiores guardan diferentes elementos para poder sumar a la plastilina a la hora de jugar con ella. Por ejemplo, botones, fideos y plumas de colores.

Y cuando los niños combinan la plastilina con estos elementos, un nuevo mundo aparece ante ellos, y por supuesto, ante mí.

Además de la satisfacción que produce crear tu propio muñeco personalizado.

Recrea un espacio de relax y bienestar

Los efectos de apretar y golpear son excelentes para aliviar el estrés, los niños pequeños pueden expresar sus emociones y utilizar la plastilina, mientras hablan y cantan.

Ahora que ya conoces los beneficios de jugar con muñecos de plastilina, vamos a la receta para crear esta masa mágica de entretenimiento infinito.

Receta casera para hacer plastilina

Ingredientes

  • Polvos colorantes.
  • 2 tazas de harina.
  • 2 tazas de agua tibia.
  • 1 taza de sal.
  • 2 cucharadas de aceite vegetal.
  • 1 cucharada de salsa tártara. (Esto es opcional, y sirve para mejorar la elasticidad).

Preparación

Mezcla todos los ingredientes en una cazuela y colócala a fuego bajo, mientras la revuelves. La masa comenzará a espesarse hasta que se parezca al puré de patatas.

Cuando la masa se separe de los lados y se agrupe en el centro, retira la cazuela del fuego y deja que la masa se enfríe lo suficiente como para manejarla.

NOTA IMPORTANTE: si tu plastilina todavía está pegajosa, simplemente necesitas cocinarla por más tiempo.

Sigue removiendo y cocinando hasta que la masa esté seca y se sienta como plastilina.

Una vez que esté fría, colócala en la encimera de la cocina y amásala vigorosamente hasta que quede suave como la seda. Divide la masa en bolas para colorear.

Realiza un pequeño agujero en el centro de cada una de las bolas de plastilina y coloca un poco de colorante para alimentos.

Utiliza diferentes colores para cada una de las bolas de plastilina.

Dobla la masa, pasando el colorante a través del cuerpo de la plastilina, tratando de mantener el tinte lejos de tus manos.

Puedes usar guantes. Siempre puedes agregar más colorante de acuerdo a la intensidad de color que quieras lograr.

Recuerda, que puedes guardar tu plastilina en un recipiente hermético, y si comienza a secarse, añádele un poco de agua para ablandar la masa y volver a usarla.

Ahora que ya sabes cómo crear tu propia plastilina, es hora de poner manos a la obra, creando nuestros increíbles muñecos de plastilina.

Guía para crear muñecos de plastilina con volumen

Vamos a crear una bonito muñeco de plastilina, y para eso necesitarás:

  • Plastilina de varios colores. Ten en cuenta que alguno de los colores se asemeje al color de la piel.
  • Un palillo.
  • Un cuchillo de plástico, para que los niños no se corten.
  • Una cuchara.

Procedimiento

Vamos a comenzar haciendo dos bolitas. La primera, de color piel, será un poquito más pequeña que la otra. La segunda bolita, puede ser de cualquier color, ya que será el traje del muñeco.

Toma la bolita que será el vestido, y forma un cono, apretándola en una punta, para que quede achatada.

Realiza una bolita más pequeña de color blanco por ejemplo, aplánala y colócala encima del cono, es decir, del vestido.

Con la punta el palillo, realiza algunos dibujos en el cuello blanco.

Ahora toma la bolita de color piel, y colócala sobre el cuello, realizando un poco de presión, pero sin achatar.

Coge la plastilina de color piel, y realiza dos bolitas pequeñas, que serán los pies. Colócalas debajo del vestidito.

Nuevamente, haz dos bolitas de color piel, que serán los brazos, y alárgalas un poco. Con la ayuda del cuchillo, realiza algunos surcos en uno de los extremos, simulando los dedos. ¡ya tienes los brazos! Colócalos en su lugar.

Ahora será el momento de crear los rasgos en la cara de tu muñeco de plastilina. Para realizar los ojos, simplemente, y nuevamente con la ayuda del palillo, realiza dos orificios pequeños. para la nariz, realiza un orificio más pronunciado, y haz una bolita de color piel, apoyándola en ese orificio.

Tu muñeco de plastilina ya tiene ojos y nariz, pero, ¿qué pasa con la boca? muy fácil, ayudándote con la cuchara, apóyala a los lados de la nariz, marcando dos pequeños surcos, que darán la idea de una sonrisa.

Por supuesto no queremos un muñeco calvo, así que elige plastilina amarilla o negra, para hacer el pelo. Simplemente haz churritos, córtalos para formar los mechones y empieza a colocarlos en la cabeza.

Muñeco de plastilina para utilizar como imán en la nevera

A mí me encantan los imanes de nevera. En mi casa, colecciono uno de cada uno de los lugares del mundo que tengo la suerte de visitar, o que me regalan mis amigos cuando regresan de un viaje.

Pero en esta oportunidad, vamos a permitirle a tu pequeño que realice esta pequeña obra de arte.

Los materiales son muy sencillos, y todo dependerá de los detalles que quieras hacerle a tu muñeco hecho con plastilina.

Materiales

  • Plastilina de distintos colores, no olvides alguna de color piel.
  • Pinceles.
  • Rodillos
  • Cola blanca.
  • Látex.

Procedimiento

Cuerpo y cabeza

Toma un trozo de plastilina del color que deseas que sea el traje de tu muñeco, y extiéndelo utilizando un rodillo.

Una vez que esté bien extendido, con un grosor de unos dos centímetros, dibuja la silueta del traje. Recorta los bordes para que quede mejor.

Toma una bolita de plastilina de color piel, y aplánala un poco, dejándola también de un grosor de dos centímetros. Esta será la cabeza del muñeco, por lo que deberás pegarla al traje que hiciste anteriormente.

Ya tenemos el cuerpo y la cabeza, ahora es tiempo de hacerle las manos y los pies.

Manos y pies

Toma plastilina de color piel, y haz dos bolitas pequeñas, dejándolas de un grosor de dos centímetros. Estos serán los piececitos del muñeco de plastilina.

A continuación, será el turno de los brazos. En este caso, deberás estirar las bolitas, para darle la forma de las extremidades superiores. Coloca las piernas y los brazos en tu muñeco.

¿Recuerdas cómo hicimos el pelo de nuestra primer muñeco de plastilina? Utiliza la misma técnica, utilizando plastilina amarilla, marrón o incluso, roja o naranja, para no herir la susceptibilidad de las pelirrojas.

Ya tienes la forma del cuerpo de tu muñeco de plastilina. Ahora es el turno de los detalles, tanto de la cara como del vestido.

Detalles

Puedes hacer un sombrero y colocarlo en su cabeza. Y no olvides los detalles de la cara, como los ojos, la nariz y la boca.

Puedes utilizar pedacitos de plastilina, o ayudarte con el extremo de un palillo para hacer los orificios y marcar los dos ojos, por ejemplo.

Una vez, que hayas finalizado con todos los detalles de tu muñeco de plastilina, es hora de un paso muy importante, ya que no queremos que nuestro muñeco termine decapitada o con las extremidades repartidas por toda la casa.

Últimos retoques

Para esto utilizaremos látex, que es un material que mantendrá a tu muñeco de plastilina muy lejos del deterioro.

Con la ayuda de un pincel, debes darle una mano de látex al muñeco, por ambos lados, tanto del derecho como del revés.

Ahora, paciencia, porque el látex, debe secar muy bien. Notarás que el muñeco está mucho más duro, gracias al látex.

Una vez que compruebes que está bien seca, pégale el imán por detrás con un poco de cola.

Et voilà!!!!Tu muñeco de plastilina está listo para lucir como un imán completamente original en tu nevera.

Conclusiones

Las posibilidades son infinitas a la hora de hacer muñecos de plastilina. Puedes realizar un muñeco que parezca una fofucha.

Todo dependerá de ti o de la imaginación de tu pequeño.

Como dijo George Bernard Shaw, «No dejas de jugar porque envejeces, envejeces porque dejas de jugar».

Así que deja salir a tu niño interior mientras realizas estos divertidos muñecos de plastilina.

¡Hasta tú te sorprenderás de tu propia creatividad!

¿Te animarás a crear tus propios muñecos de plastilina?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

¿No tienes cuenta? !regístrate¡

Crea tu cuenta y coleccióna rasgos y accesorios exclusivos para crear tus muñecos personalizados.

Inicia sesión con tu cuenta

Accede a tu colección de prendas